Actualmente el sector de telecomunicaciones representa más de un millón 200 mil empleos y aporta más de 9 por ciento del producto interno bruto (PIB), además de contribuir con más de 30 por ciento de la inversión extranjera directa en México.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, recibió en 2012 un país con 41 millones de usuarios de Internet, tras cinco años el número creció a 74 millones, mientras que la cantidad de hogares mexicanos con ese servicio ha crecido 51 por ciento.

Los especialistas afirman que la Reforma en Telecomunicaciones fue el acierto más importante del presidente Enrique Peña Nieto. Antes de la reforma, el país tenía mercados altamente concentrados, bajos niveles de penetración de los servicios en la población y bajos niveles de calidad. Hoy los servicios llegan cada vez a más personas, las suscripciones de banda ancha fija crecieron 23 por ciento, los usuarios con televisión de paga crecieron 33 por ciento y la penetración en banda ancha móvil casi se triplicó (165 por ciento).

Puede interesarte: Análisis: México continúa su crecimiento en el sector de telecomunicaciones luego de la reforma

La reforma en telecomunicaciones se basó en seis ejes centrales:

  1. El fortalecimiento de derechos fundamentales
  2. La actualización del marco legal del sector telecomunicaciones
  3. El fortalecimiento del marco institucional (se creó el Instituto Federal de Telecomunicaciones y de la Comisión Federal de Competencia Económica como órganos constitucionales autónomos).
  4. Promoción de la competencia (se abre el mercado. Hoy contamos con nuevos jugadores como AT&T, Grupo Altán – operador de la Red Compartida – y Operadores Móviles Virtuales en el mercado).
  5. El establecimiento de una Política de Inclusión Digital Universal y una Agenda Digital Nacional (se buscó que al menos 70 por ciento de los hogares y 85 por ciento de las micro, pequeñas y medianas empresas contaran con internet de Alta Velocidad).
  6. Mayor cobertura en infraestructura (se anuncia la La Red Compartida, el proyecto del sector más grande emprendido en la historia reciente del país. La Red Compartida, a través de diferentes empresas, dará servicio al 32.2 por ciento de la población del país, es decir, más de 36 millones de mexicanos).

Algunos datos que ilustran el cierre el sexenio:

En 2024, 92% de los mexicanos tendrán banda ancha

En el lapso de 2012 y 2017, el servicio del Internet en hogares pasó de 7.9 millones a 17.4 millones de hogares, lo que representa un aumento de 9.5 millones y que la mitad de los hogares del país se encuentren conectados.

Al primer trimestre de 2018 el número de líneas de telefonía móvil aumentó en 11 millones para situarse en un total de 115 millones.

Entre el primer trimestre de 2013 y el primer trimestre de 2018, el PIB del sector de telecomunicaciones creció a una tasa anual promedio de 12.3 por ciento, para alcanzar un valor de 410,000 millones de pesos.

Los datos duros que vistieron al Sexto Informe de Gobierno ratifican que la reforma en telecomunicaciones fue la más exitosa de la administración de Enrique Peña Nieto. Una reforma estructural que brindó beneficios tangibles a los ciudadanos, como la eliminación del cobro de larga distancia nacional, la llegada de nuevas empresas del ramo, como AT&T, y la creación de nuevas redes, como la Compartida.

Peña Nieto también deja bien posicionado al mercado de operadores de televisión de paga, como Televisa o Megacable, los cuales también han reflejado los beneficios de la reforma en telecomunicaciones a sus usuarios, e incluso algunos operadores de contenidos por internet como Netflix, los cuales gozaron del beneficio de llegar a más personas, lo que provocó que México se convirtiera en poco tiempo en su segundo mercado en latinoamérica.

Fuentes: