El Internet de las cosas no es tema nuevo, en la industria ha resonado en los últimos cinco años y es que representa un enorme reto para las empresas del sector y para las compañías que requieren de sus servicios para entregar soluciones a los usuarios finales.

Un estudio de Cisco indica que en 2021 habrán 4.6 mil millones de usuarios conectados a internet y 27.1 mil millones de dispositivos conectados. El Internet de las cosas está emergiendo como la tercera ola en el desarrollo del Internet conectado. Los avances en el costo de los sensores, la potencia de procesamiento y el ancho de banda para conectar dispositivos están permitiendo conexiones ubicuas en áreas tales como wearables, automóviles, hogares, ciudades e industriales.

El IoT generará voluminosas cantidades de datos no estructurados. La disponibilidad de la analítica del big data y la inteligencia predictiva se consideran factores clave para convertir los datos en información útil. A medida que crece la cantidad de datos recopilados por los dispositivos conectados se espera ver una mayor inversión de las empresas de telecomunicaciones en plataformas analíticas y tecnologías de visualización que permitirán a los negocios dar sentido y forma a esta información.

Según el último estudio realizado por Counterpoint Research apunta a que las conexiones celulares globales de IoT alcancen la marca de los 5 mil millones para 2025 y China continuará liderando casi dos tercios de dichas conexiones, pues actualmente es el mercado de IoT más grande del mundo.

Otro tema de suma relevancia es que NB-IoT se convertirá en la tecnología de conectividad dominante. De acuerdo con la Federal Communications Commission (FCC), el NarrowBand IoT o NB-IoT es una tecnología que proporciona una mejor cobertura de red para facilitar las comunicaciones entre cosas, así como grandes cantidades de conexiones simultáneas y lo más importante, todo con un consumo de energía muy bajo.

El estándar permite transferencias de hasta 250 kbit/s y una latencia de entre 1.6 y 10 segundos, su cobertura es mayor y dependiendo del uso, la batería de los chips puede alargarse hasta los 10 años. La Asociación GSM (Global System for Mobile Communications) conocida por sus siglas en inglés como GSMA asegura que, con el respaldo de los principales fabricantes NB-IoT puede coexistir con redes móviles 2G, 3G y 4G.

¿Cuál será la distribución de las conexiones?

  • Las conexiones 2G IoT ocuparán menos del 1% de las conexiones celulares globales IoT en este momento, ya que son reemplazadas cada vez más por NB-IoT.
  • Las conexiones 3G de IoT se enfrentan al mismo destino que 2G. Sin embargo, 3G se extinguirá mucho más rápido que 2G.
  • Las conexiones 4G LTE IoT (alto ancho de banda y baja latencia) crecerán a un ritmo mucho más rápido hasta 2022, debido a la adopción global de LTE Advanced y Advanced Pro.

Como se espera que la industria realice una transición sin problemas de 4G LTE a 5G a partir de 2020, las conexiones 4G LTE contendrán un poco más de un tercio de las conexiones celulares globales IoT en 2025, dijo Counterpoint.

El estudio de Counterpoint Research también afirma que la NB-IoT dominará el mercado con el 45% de las conexiones celulares de IoT globales para el 2025, debido a la gran variedad de oportunidades de aplicación y las tasas de adopción más rápidas en el ecosistema general.