Debido a la situación que enfrenta el mundo con relación al COVID-19, los centros de datos son más críticos que nunca. Operadores en todo el mundo observan atentamente cómo los patrones de tráfico de Internet cambian a medida que las personas alteran su vida cotidiana a través del trabajo remoto, el cerco sanitario y el distanciamiento social. 

El martes 24 de marzo de 2020 México anunció oficialmente su pase a la fase 2 por COVID-19; en la que se hace oficial la suspensión temporal de las actividades laborales que “impliquen la movilización de personas de sus domicilios al trabajo y de regreso”. Hace solo unos días el Instituto Federal de Telecomunicaciones se presentó en conferencia de prensa para revelar el plan que entraría en vigor en el momento en que el país avanzará a fase 2.  

Los operadores de telecomunicaciones ofrecieron llamadas gratuitas, abrir sus redes Wi-Fi y activar los datos ilimitados, y así apoyar a las personas que tengan que permanecer en aislamiento y trabajar a distancia. Para controlar el uso de los datos el gobierno podrá redireccionar a sitios oficiales con información del coronavirus, entre otras medidas. Los operadores aclararon que los usuarios también tendrán que hacer uso racional de los servicios de internet, para evitar un congestionamiento de la red. 

Por su parte Netflix confirmó que reducirá el tráfico en América Latina hasta en un 25%, la región incluye a México, para garantizar ancho de banda para todos los usos en tiempos de la pandemia del COVID-19. Netflix explicó que la reducción contribuirá a garantizar que las redes de se usen de la manera más eficiente. El alivio en saturación beneficiará, primordialmente, a proveedores de servicios de internet.

Podría interesarte: Cuál ha sido la ruta de las OTT en México

Cubrir la demanda se ha convertido en un reto para los operadores alrededor del mundo y México no es la excepción. A diario se registran incrementos en las capacidades contratadas y colocadas en los data centers alrededor del mundo; y nosotros, los operadores de colocación, hemos tenido la tarea de servir de facilitadores a ese crecimiento por la contingencia.

El crecimiento por el COVID-19 en México también fue percibido por el MEX-IX, dónde registramos un incremento del 40% en el tráfico con respecto a las dos semanas previas. El MEX-IX es un punto de intercambio de Internet pensado en México ubicado en McAllen, Texas.

Seguro te interesa: Las FAQs más importantes sobre el peering en México

McAllen es una de las ciudades en la frontera dónde los operadores mexicanos encuentran hoy la interconexión neutral con redes Tier-1, proveedores de contenido y, más recientemente, con un punto de intercambio de Internet. Las otras ciudades con alta densidad de operadores mexicanos son Laredo y El Paso, ambas también en Texas, y con presencia de MDC.

México y su fabric de interconexión en la frontera

Tradicionalmente, los operadores mexicanos han preparado su infraestructura de fibra para conectarse con Estados Unidos, donde obtiene el tránsito IP y la interconexión con el contenido. Esta necesidad de interconexión fue creando mercados importantes en la frontera.

Desde hace un par de años, la frontera se ha transformado en un hub de interconexión fundamental para el Internet en México, comparable con mercados como Dallas, Miami, y Los Ángeles para operadores mexicanos. 

Estas ciudades fronterizas – McAllen, Laredo, El Paso – son hoy hubs principales o redundantes para la mayoría de los operadores en México. Utilizan las ciudades como redundantes o balancean las capacidades en esos mercados. De manera que tener presencia en este edge es como estar localmente conectado a un nodo en México.

La densidad de operadores en la frontera ha descargado mercados al norte como Dallas y Los Ángeles para las redes mexicanas, quienes hoy no tienen necesidad de buscar la interconexión al norte y prefieren mantener su presencia en la frontera.

MDC Data Centers conecta la mayor concentración de operadores mexicanos en nuestros sitios ubicados en McAllen, Laredo y El Paso. Para nosotros ha sido clave llevar la propuesta de neutralidad a lo más alto, con una filosofía más productiva y orientada a resultados de nuestros clientes.

Podría interesarte: ¿Por qué la frontera es importante para México?

Esa concentración en nuestros data centers nos ha hecho testigo de la respuesta de Internet ante el COVID-19 para México. Nuestros ingenieros siguen trabajando para garantizar que el crecimiento que está demandando el trabajo remoto sea bien respondido por los operadores; gestionando sus requerimientos en el data center y procurando traer más contenido al MEX-IX en los próximos días.

Son momentos desafiantes para una industria que hoy se ha convertido en el sostén de la economía mundial, facilitando el trabajo ininterrumpido conectando millones de personas. Afortunadamente, la industria cuenta con empresas comprometidas que hacen todo esto posible.